Poemas

DOLCE PECATTO

Lo mejor del destino, es que ajustado con un poco de suerte, hacen que las situaciones más prodigiosas ocurran de manera sumamente inesperadas.

No se puede describir la alocada coincidencia, solo se disfruta si disponemos del coraje para hacerlo.

Todo empieza en las marañas del coqueteo durante la explosión de un par de pupilas dilatadas y el asombro de las pestañas intensamente asombradas, tras el inicio de una guerra predicha a ganar de manera fácil.

La obvia mirada tan sinuosa que originalmente fluyeron de ese par de luceros de color miel, convirtiéndose a flamas envueltas de perversión y placer compiten contra la falsa mirada de inocencia que incita a llevar a cabo el cometido.

Gif: Pinterest

La lujuria latente del deseo escondido en un acento bastante llamativo. La menta llega a trastornar cada sentido, alterando la realidad con un roce psicodélico que de manera intencional ha sido provocado. Una casi perfecta sonrisa en su cara está dibujada y un cambiante color en el rostro por un juego de luces es provocada.

¿Qué pasa si corremos el riesgo de abandonar por una vez lo que tanto daño nos hace, pensando en las fantasiosas historias creadas por nuestra manipuladora imaginación, que de igual manera, sabemos que no pasaran?

La única forma de saberlo es dejarse llevar… indagar en lo desconocido, penetrar en el deseo ambiguo de lo inesperadamente incorrecto pero, a su vez, irresistible. ¿Cómo poder negarse? ¿Cómo no querer experimentar qué se siente tener al otro lado del mundo en un acto casi de fortuna?

La moral se ve dominada ante las ganas inmensas de pecar, pecar por gusto, pecar por algo bueno, pecar por algo que de verdad es alucinante. Dolce Pecatto!

 Gif: pa1.narvii.com

Una pequeña llave, que con un giro hacia la izquierda sella el pacto y dicta que ya no hay marcha atrás. ¡Qué tontería!, como si alguien desea retractarse cuando apenas empieza la fiesta con un metro ochenta y cinco centímetros de gloria.

El intenso festín, transcurrió en lo meramente obvio.

Al amanecer, abrir los ojos viendo hacia la nada, recapitulando cada escena, cada movimiento, cada acción, con una sonrisa traviesa marcada en el rostro tras sentir un susurro hacia el oído diciendo… Boungiorno!!!

Imagen relacionada Imagen: diariodeunaspsicopatas:wordpress.com

Ricardo Arias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s